¿sabes para que sirve la Vitamina F en tu rutina de cuidado de piel? ¡Aquí te enseñamos a escoger la mejor!

mayo 31, 2020






La vitamina F es otra obra del mercadeo de la industria dermocosmética para definir un "nuevo componente" que fusiona dos tipos de ácidos grasos poliinsaturados (PUFA), el Omega 6 (ácido linoléico) y el Omega 3 (ácido alfa linolénico), los cuales se han vuelto bastante populares en las rutinas de cosmetología y la dermatología gracias a sus propiedades restaurativas de la piel. ¿Pero qué son estos omegas y cómo puedo utilizarlos en mi rutina diaria?

Los omegas que componen la vitamina F son imprescindibles para nosotros, sin embargo, nuestro organismo no puede sintetizarlos por sí mismo por lo que debemos consumirlos en nuestra dieta diaria. Los encontramos en alimentos como el pescado, los aceites de maíz, girasol, soja y lino, frutos secos, y algunas algas. Entre sus principales funciones se encuentran la de brindarle energía a nuestras células, mantener la hidratación, flexibilidad y elasticidad de la piel, y tonificar nuestros músculos 1; sin embargo, en los últimos 60 años, se han descubierto otras propiedades regenerativas o curativas de la piel en trastornos como la dermatitis, hiperpigmentación, heridas cutáneas e incluso en el tratamiento temprano del cáncer de piel2,3.



Entre sus grandes usos en la cosmética actual se encuentra la de tratar los efectos del fotoenvejecimiento causado por una exposición crónica a la radiación solar o rayos UVA, donde la piel se vuelve amarillenta, áspera, presenta pigmentaciones irregulares, y arrugas. Recientes investigaciones han asociado los ácidos grasos como foto-protectores que reducen el envejecimiento de la piel relacionado con los rayos UV, ya que contribuye a la formación de ceramidas, promueve la formación de colágeno para una piel más gruesa y elástica. Incluso, hay estudios que sostienen que la piel que carece del ácido linoléico y ácido alfa linolénico, probablemente tienen una barrera comprometida y, por lo tanto, son más susceptibles al envejecimiento prematuro4

La Vitamina F también ha sido utilizada satisfactoriamente para el tratamiento del acné, en especial, el ácido linoléico. Estos PUFA han demostrado la inhibición de químicos inflamatorios como los leucotrienos de forma tan efectiva como lo hacen los tratamientos para el acné 5. Por otro lado, las pieles acnéicas, al contener una menor cantidad del ácido linoléico, han demostrado tener una menor barrera antimicrobiana, lo cual la hace más propensa a la inflamación causada por todos los agentes que producen acné6


La deficiencia del ácido linoléico produce hiperqueratosis, una inflamación que puede llegar a bloquear los poros y por lo tanto generar la aparición de puntos negros e imperfecciones. En un estudio realizado a pacientes con pieles acnéicas, se aplicó acido linoléico directamente sobre un comedón durante un mes. Los resultados indicaron que el comedón se redujo en un 25% en su tamaño demostrando que la vitamina F produce un equilibrio que restaura los lípidos de la piel, ejerciendo un efecto antiinflamatorio7.

La ciencia es bastante clara. Las grasas poliinsaturadas tienen un lugar innegable en el cuidado de la piel, especialmente para las personas cuya piel tiene deficiencias en estos ácidos grasos. Además, se ha demostrado que el uso de ácidos grasos de manera tópica en nuestra piel, tiene beneficios para disminuir o blanquear la piel por la hiperpigmentación ocasionada por la exposición a rayos UV.



Suena maravilloso todo lo que la Vitamina F puede hacer en nuestra piel, pero ¿cómo la utilizo en mi rutina diaria? ¿Algún cuidado especial que deba tener en cuenta? ¡Por supuesto! Todos los beneficios se pueden lograr mediante diferentes vías de administración, incluida la oral, suplementación, aplicación tópica e inyección intravenosa.

A través de la alimentación, podemos conseguir estos omegas al consumir pescados como el salmón, trucha y atún ricos en Omega 3,semillas de Chía, macadamias, huevos o leche. Apuéstale también a los suplementos vitamínicos. "Cuando se aplica tópicamente, los componentes de los aceites vegetales (triglicéridos, fosfolípidos, ácidos grasos, compuestos fenólicos y antioxidantes) pueden actuar de forma sinérgica por varios mecanismos: (i) promover la homeostasis de la barrera cutánea; (ii) actividades antioxidantes; (iii) propiedades antiinflamatorias; (iv) propiedades antimicrobianas directas e indirectas (regulación positiva de péptidos antimicrobianos); (v) promover la cicatrización de heridas; y (vi) propiedades anticancerígenas”.
A la hora de escoger los productos cosméticos que contengan el ácido linoléico y el alfa-linoléico, hay que ser sumamente cuidadosos con la oxidación de los aceites. Aléjate de los aceites súper baratos, elige productos frescos y sin refinar. Factores como la luz, el calor, la exposición al aire y los radicales libres, hacen que el ácido graso se oxide y cambie su aspecto, color u olor por uno rancio y oscuro. Para retrasar este proceso, podemos seguir algunas indicaciones como almacenar el aceite en un recipiente de vidrio para limitar su exposición a rayos UV; en un ambiente fresco como puede ser la nevera; y utilizar un mecanismo de bomba sin aire en vez de un gotero para evitar que tenga contacto con el aire. Incluso, podrás mezclarlo con otros agentes antioxidantes como es la vitamina E, para lograr el verdadero elixir de la “eterna juventud”.


A la hora de escoger la mejor Vitamina F para ti, también debes tener en cuenta la forma en cómo se extrajo el producto. Antes de seleccionar una marca, pregúntate primero cómo fue el proceso de extracción del aceite y la forma en cómo debes almacenarlo.Prefiere mayormente el de prensado en frío que el utilizado con calor o refinación ya que puede alterar la composición o perder las propiedades nutritivas de los aceites.


Y para terminar… ¿Algo que deba evitar con la Vitamina F? ¡Claro! El sobre uso de esta sustancia puede causar sensibilización y/o inflamación. En el caso de ingesta, hay casos en los que hay un potencial riesgo de aumentar el sangrado a través del efecto antiplaquetario, y de algunos trastornos gastrointestinales. En las aplicaciones en la cosmética y dermatología, aún hay algunos efectos secundarios que deben explorarse y estudiarse.


Lo verdaderamente importante es que entiendas que cada piel y organismo reacciona de manera diferente a los ingredientes naturales, por lo tanto, antes de utilizarlos, te recomiendo consultes a tu dermatólogo, y realices una profunda investigación de las marcas que comercializan productos cosméticos con Vitamina F para que tomes la mejor decisión.







Bibliografía:

1. Picardo M, Ottaviani M, Camera E, Mastrofrancesco A. Sebaceous gland lipids.Dermatoendocrinol. 2009;1(2):68‐71. doi:10.4161/derm.1.2.8472

2. Hansen AE, Haggard ME, Boelsche AN, Adam DJ, Wiese HF. Essential fatty acids in infant nutrition. III. Clinical manifestations of linoleic acid deficiency. J Nutr. 1958;66:565-576.

3. Prottey C, Hartop PJ, Press M. Correction of the cutaneous manifestations of essential fatty acid deficiency in man by application of sunflower-seed oil to the skin. J Invest Dermatol. 1975;64:228-234.

4. Alexandra C. Kendall, Magdalena Kiezel-Tsugunova, Luke C. Brownbridge, John L. Harwood, Anna Nicolaou. Lipid functions in skin: Differential effects of n-3 polyunsaturated fatty acids on cutaneous ceramides, in a human skin organ culture model, Biochimica et Biophysica Acta (BBA) - Biomembranes, Volume 1859, Issue 9, Part B, 2017,

5. Downing DT, Stewart ME, Wertz PW, Strauss JS. Essential fatty acids and acne. J Am Acad Dermatol. 1986;14(2 Pt 1):221‐225. doi:10.1016/s0190-9622(86)70025-x

6. Essential fatty acids and acne Downing, Donald T. et al. Journal of the American Academy of Dermatology, Volume 14, Issue 2, 221 - 225

7.  Rubin MG, Kim K, Logan AC. Acne vulgaris, mental health and omega-3 fatty acids: a report of cases. Lipids Health Dis. 2008;7:36. Published 2008 Oct 13. doi:10.1186/1476-511X-7-36

Te Podría Interesar

0 comentarios

Subscribe